n

El sitio web Oficial de los Brujos de Catemaco – Veracruz

Reserva una consulta iconos de confianza

El templo de Kukulkan, pirámide del misterio

Se el primero en calificar

En la década de 1560, fray Diego de Landa contempló una poderosa estructura en la jungla cubierta de árboles y matorrales. A su alrededor yacían las ruinas de una civilización desaparecida. El guía maya le dijo al sacerdote nacido en España que se encontraba en un lugar de gran poder y gran importancia y que el edificio frente a él todavía invocaba una reverencia especial en las personas que aún vivían en el área. El guía sabía poco más sobre la antigua ciudad ahora llamada Chichén Itzá que fray Diego, ya que se había perdido mucho desde que la ciudad había sido abandonada unos cinco siglos antes. Los mayas en la época de la conquista llamaron a la ciudad en ruinas Uuc-hab-nal, o en inglés, “Siete lugares llenos de arbustos”. Nuevo en Yucatán, el futuro obispo sabía que tenía que aprender tanto como fuera posible sobre el pasado y el presente de la nueva tierra para que la conversión de los indígenas se desarrollara sin problemas.Relación de las cosas de Yucatán án , o en Inglés, Referencia de las cosas de Yucatán. describió con gran detalle la vida diaria, las costumbres y creencias del pueblo maya a quien ministraba. Como muchos de los primeros miembros del clero en el Nuevo Mundo, de Landa quería comprender a la gente de su jurisdicción lo mejor que pudiera, por lo que observó las cosas como lo haría un antropólogo cultural y tomó notas meticulosas. Hizo una crónica de todo, desde los meses y festivales del calendario maya, hasta la importancia de las joyas para las mujeres mayas, la organización militar nativa de la región y las genealogías de familias mayas prominentes. Algunos estudiosos creen que el 90% de lo que sabemos sobre los mayas del período posclásico y colonial proviene de la Relación de de Landa .En su libro describió el gran templo en la selva y lo llamó El Castillo, o “el castillo” en inglés. Más tarde lo conoceríamos como el Templo de Kukulkan y se convertiría en una de las pirámides más icónicas y reconocibles del mundo.

Luego escuchamos hablar de la pirámide casi 3 siglos después por un ingeniero estadounidense llamado John Burke que fue a Yucatán en 1838 para ayudar a construir una fábrica de algodón en la ciudad de Valladolid. En su tiempo libre, Burke exploró la jungla y se topó con la ciudad cubierta de vegetación de Chichén Itzá junto con otras ruinas más pequeñas que estaban ubicadas en grandes propiedades privadas. La noticia de sus hallazgos llegó a los periódicos más importantes de los Estados Unidos y avivó la imaginación estadounidense. Unos años después de Burke, John Lloyd Stephens y Frederick Catherwood llegaron al sitio. Los dos eran ex socios de aventuras en el Medio Oriente, y después de que el presidente de los Estados Unidos, Martin van Buren, enviara a Stephens a la nueva República Federal de Centroamérica como embajador de los Estados Unidos, Stephens y Catherwood se unieron nuevamente. Los dos exploraron un total de 44 sitios mayas en toda la región, incluidas algunas de las ciudades más grandes como Uxmal, Copán, Palenque y Chichén Itzá. Stephens eventualmente publicaría un libro llamadoIncidentes de viajes en Centroamérica, Chiapas y Yucatán con todas las ilustraciones realizadas por Catherwood, quien fue una artista consumada. Eldos fueron los primeros en realizar un reconocimiento sistemático de Chichén Itzá y pasaron 18 días limpiando, examinando y documentando las ruinas. Por primera vez desde años después de haber sido abandonado, el ahora famoso Templo de Kukulkan fue despojado de la mayor parte de su vegetación. Frederick Catherwood tenía mucha experiencia dibujando y pintando los monumentos del Cercano Oriente y el mundo mediterráneo clásico, incluidos los de los antiguos egipcios, fenicios, griegos y romanos. De este conocimiento íntimo de la arquitectura y el diseño del Viejo Mundo surgió la declaración revolucionaria de Catherwood en la década de 1840 de que las ruinas de Yucatán y América Central fueron hechas por personas indígenas de las Américas y no tenían ninguna influencia clásica del Viejo Mundo. Pasaron unos treinta años más antes de la próxima expedición seria a Chichén Itzá dirigida por Augustus y Alice LePlongeon. El equipo de marido y mujer se concentró principalmente en el Templo de Kukulkan e incluso descubrió la famosa escultura reclinada de Chac-Mool, entre otros hallazgos importantes. Para obtener más información sobre los descubrimientos de LePlongeon en la pirámide, consulte el episodio número 110 de México inexplicable llamado “El continente perdido de Mu y la civilización madre mexicana”. En las décadas de 1920 y 1930, la pirámide de El Castillo y otras estructuras circundantes fueron restauradas por un esfuerzo conjunto entre el gobierno mexicano y el Instituto Carnegie de Ciencias en Washington DC. Los 20 por favor vea el episodio número 110 de México inexplicable llamado “El continente perdido de Mu y la civilización madre mexicana”. En las décadas de 1920 y 1930, la pirámide de El Castillo y otras estructuras circundantes fueron restauradas por un esfuerzo conjunto entre el gobierno mexicano y el Instituto Carnegie de Ciencias en Washington DC. Los 20 por favor vea el episodio número 110 de México inexplicable llamado “El continente perdido de Mu y la civilización madre mexicana”. En las décadas de 1920 y 1930, la pirámide de El Castillo y otras estructuras circundantes fueron restauradas por un esfuerzo conjunto entre el gobierno mexicano y el Instituto Carnegie de Ciencias en Washington DC. Los 20El siglo XX vio muchos otros descubrimientos en, alrededor y debajo de la famosa estructura. Hoy, las caras norte y oeste de la pirámide se han restaurado por completo junto con el templo en la parte superior. Las caras sur y este permanecen en ruinas y normalmente nunca se ven en las fotografías.

¿Cuándo se construyó la pirámide? ¿Por quién? ¿Con qué propósito? ¿Qué más sabemos sobre esta estructura? En los años posteriores a la conquista española, como se mencionó anteriormente, los mayas locales insistieron en que el lugar era especial y ciertamente sagrado. La primera estructura piramidal construida en el sitio del Templo de Kukulkan data de alrededor del 600 d.C., pero los arqueólogos teorizan que las estructuras más antiguas existían en el sitio antes de eso y fueron demolidas para dar paso a una arquitectura más monumental. El templo o los templos sucesivos parecen haber sido construidos sobre un cenote sagrado o sumidero, que son comunes en todo Yucatán. El abismo debajo de la pirámide mide 82 por 114 pies y tiene una profundidad de unos 65 pies de profundidad. Se cree que el agua que llena este pozo corre de norte a sur. Por la existencia de este cenote, Encontrado solo en 2015 a través de una técnica llamada tomografía de resistividad eléctrica, algunos científicos teorizan que el sitio puede haber sido considerado sagrado durante muchos siglos antes de que se construyeran estructuras físicas allí. Hoy en día, existen dos estructuras distintas sobre el cenote sagrado, ambas pirámides construidas una encima de la otra, con fechas de construcción con una diferencia de tres a cuatrocientos años. La primera pirámide, de aproximadamente el año 600 d.C., data del período Clásico Maya aproximadamente un siglo antes del colapso general de la civilización. La segunda estructura, con su fachada reconocible para muchos hoy en día, fue construida en el siglo XI después de que personas del centro de México, posiblemente los toltecas, ocuparon y revivieron la ciudad de Chichén Itzá. Como resultado de tener una pirámide en la cima de una pirámide, Existe un espacio interior entre los edificios que se completa con la escalera de la estructura original. También existen otros túneles y cámaras dentro de la pirámide, incluido lo que se ha denominado el “Salón de las Ofrendas”, el “Salón del Trono” y la “Cámara de los Sacrificios”. Antes de que el gobierno mexicano cerrara el interior de El Castillo a los turistas, uno de los artefactos más preciados encontrados dentro de la pirámide todavía estaba disponible para ser visto por un público curioso. Un trono tallado en forma de jaguar y pintado de rojo con cinabrio permanece dentro de la pirámide donde fue encontrado. Los científicos teorizan que el trono del jaguar, con sus incrustaciones de jade y dientes hechos de conchas de moluscos, pudo haber servido como un sacrificio ritual para “desmantelar” el antiguo templo antes de construir la nueva pirámide sobre él. También existen otros túneles y cámaras dentro de la pirámide, incluido lo que se ha denominado el “Salón de las Ofrendas”, el “Salón del Trono” y la “Cámara de los Sacrificios”. Antes de que el gobierno mexicano cerrara el interior de El Castillo a los turistas, uno de los artefactos más preciados encontrados dentro de la pirámide todavía estaba disponible para ser visto por un público curioso. Un trono tallado en forma de jaguar y pintado de rojo con cinabrio permanece dentro de la pirámide donde fue encontrado. Los científicos teorizan que el trono del jaguar, con sus incrustaciones de jade y dientes hechos de conchas de moluscos, pudo haber servido como un sacrificio ritual para “desmantelar” el antiguo templo antes de construir la nueva pirámide sobre él. También existen otros túneles y cámaras dentro de la pirámide, incluido lo que se ha denominado el “Salón de las Ofrendas”, el “Salón del Trono” y la “Cámara de los Sacrificios”. Antes de que el gobierno mexicano cerrara el interior de El Castillo a los turistas, uno de los artefactos más preciados encontrados dentro de la pirámide todavía estaba disponible para ser visto por un público curioso. Un trono tallado en forma de jaguar y pintado de rojo con cinabrio permanece dentro de la pirámide donde fue encontrado. Los científicos teorizan que el trono del jaguar, con sus incrustaciones de jade y dientes hechos de conchas de moluscos, pudo haber servido como un sacrificio ritual para “desmantelar” el antiguo templo antes de construir la nueva pirámide sobre él. ”Antes de que el gobierno mexicano cerrara el interior de El Castillo a los turistas, uno de los artefactos más preciados encontrados dentro de la pirámide todavía estaba disponible para ser visto por un público curioso. Un trono tallado en forma de jaguar y pintado de rojo con cinabrio permanece dentro de la pirámide donde fue encontrado. Los científicos teorizan que el trono del jaguar, con sus incrustaciones de jade y dientes hechos de conchas de moluscos, pudo haber servido como un sacrificio ritual para “desmantelar” el antiguo templo antes de construir la nueva pirámide sobre él. ”Antes de que el gobierno mexicano cerrara el interior de El Castillo a los turistas, uno de los artefactos más preciados encontrados dentro de la pirámide todavía estaba disponible para ser visto por un público curioso. Un trono tallado en forma de jaguar y pintado de rojo con cinabrio permanece dentro de la pirámide donde fue encontrado. Los científicos teorizan que el trono del jaguar, con sus incrustaciones de jade y dientes hechos de conchas de moluscos, pudo haber servido como un sacrificio ritual para “desmantelar” el antiguo templo antes de construir la nueva pirámide sobre él.

Como la pirámide está dedicada al dios maya serpiente emplumada Kukulkan, conocido en el centro de México como Quetzalcoatl, las esculturas de serpientes emplumadas corren por los lados de la escalera norte que termina con cabezas a nivel del suelo. En los equinoccios de primavera y otoño, el sol proyecta la sombra de una serpiente en la escalera noroeste dando la ilusión de que una serpiente se arrastra por el costado de la pirámide. Irónicamente, algunos investigadores atribuyen esto a una coincidencia al señalar que una sombra similar a una serpiente se revela durante varias semanas alrededor de los equinoccios. Otros afirman que este fenómeno se debe al uso de la “geometría sagrada”, que es el posicionamiento intencionado de los edificios sagrados para que tengan un significado espiritual en su diseño o ubicación. El Templo de Kukulkán no solo está ubicado en un cenote, el abismo subterráneo está en el centro de la intersección entre otros cuatro pozos sagrados: el gran “Cenote Sagrado” de Chichén Itzá y los otros tres llamados Xtoloc, Kanjuyum y Holtún. Los arqueólogos creen que el templo también está alineado con el sol para indicar las temporadas tradicionales de siembra y cosecha. El lado este del templo está inclinado hacia el nadir del amanecer y el lado occidental está inclinado hacia el cenit de la puesta del sol. Esto no es infrecuente en la arquitectura mesoamericana. Toda la estructura tiene 79 pies de altura, sin incluir los 20 pies más en la parte superior del templo en forma de caja donde se realizaban los rituales al dios Kukulkan. Cada lado mide 181 pies de ancho con 9 niveles y cada lado tiene una escalera con 91 escalones. Cuando los pasos se suman, y si incluimos el “paso” final que es la plataforma del templo en la parte superior,

Y qué será de este monumento en el 21 st Century? En 2006, después de que una mujer cayera y muriera mientras subía una escalera en El Castillo, el gobierno mexicano prohibió subir a los monumentos de Chichén Itzá, acordonó la pirámide y prohibió a los turistas el acceso al interior de la estructura. En el leve frenesí relacionado con el supuesto final del calendario maya en diciembre de 2012, Chichén Itzá vio a multitudes de visitantes con incluso algo de folclore local.grupos que realizan la “Danza del Juicio Final” para presagiar un cataclismo que nunca llegó a suceder. Con un resurgimiento moderno de las antiguas creencias mayas y un crecimiento en el chamanismo indígena tradicional, el gobierno mexicano ha otorgado acceso limitado al Templo de Kukulkan a quienes practican los antiguos rituales. Declarada una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo en 2007, la zona arqueológica de Chichén Itzá recibe alrededor de 1,5 millones de visitantes al año y El Castillo es el edificio más fotografiado de todos los sitios mayas antiguos. La popularidad de esta icónica pirámide y el creciente número de turistas que vienen a verla ha generado más interés en los esfuerzos de restauración en Chichén Itzá y sin duda conducirá a más descubrimientos dentro y alrededor del majestuoso monumento sagrado.

REFERENCIAS

Stephens, John L. Incidentes de viajes en Yucatán . Nueva York: Dover Publications, 1963.

Weaver, Muriel Porter. Los aztecas, mayas y sus predecesores . San Francisco: Academic Press, 1981.

El sitio web del INAH (en español)

No hay contenido aun.

Deja un comentario

Incluso aquellos que tienen una comprensión vaga de la historia de México han escuchado la historia de la conquista española:…